Ir a página principal

Peregrinación Diocesana a Lourdes 2009

 

Fotos de la Peregrinación:

D. Vicente, nuestro obispo, compartiendo alojamiento todos los días con los enfermos en el Hospital, porque Cristo está entre los enfermos dándoles consuelo.

 

 

 

Preparativos a la Procesión Eucarística con el Santísimo Sacramento

 

 

 

 

Inicio de la Procesión para la Misa de la Gruta

 

 

 

Foto de toda la Peregrinación

 

 

Jorge Tapia, uno de nuestros jóvenes peregrinos más fieles, recibió de manos del Obispo la insignia que le acredita como peregrino veterano, con cinco peregrinaciones al Santuario Mariano con la Hospitalidad diocesana

 

 

 

 Cartel anunciador

 

 


 

Lourdes, Año 2008 : Año Jubilar

    Leído así, no nos impacta mucho, es una forma más de llamarnos la atención.
    Todos o casi todos hemos estado en Lourdes, por un motivo o por otro, una excursión de paso hacia, o de vuelta de , una mañana para acercarnos a la gruta y coger agua, una noche para ver las antorchas,
    Casi siempre hemos coincidido con multitud de personas, que iban de un lugar a otro.
    Ahora cuando escribo estas líneas desearía transmitir lo que significa, lo que implica ir de peregrinación unos días.
    Desde nuestra Diócesis la semana de Pascua, peregrinos, enfermos, discapacitados, sacerdotes, médicos,enfermeras, tomamos cada año rumbo al encuentro con María, a ponernos al pie de una gruta, donde este año hace 150 años se apareció Nuestra Señora a una joven, Bernardita y de las pocas cosas que le dijo fue “decid a los
sacerdotes que vengan aquí en procesión y que hagan una capilla”, “ bebed del agua” “rezad por los pecadores”.
    Por eso vamos a poner en práctica su mandato, y ¿qué encontramos? ¿ qué vemos? ¿ qué sentimos?.
    Hay tantas respuestas, cada uno de nosotros tiene sus propias vivencias, muchas veces no se pueden transcribir en unas líneas, es todo el ser que se trastoca para explicarlo, nos faltan palabras para decir que lo esencial es estar allí, que hemos hecho el esfuerzo de ir, que nos hemos llenado de paz y que volvemos con una gran ilusión para poder poner en práctica lo vivido junto a Ella, a través de los diversos momentos , ya en el rosario portando la luz de la vela, ya en la Santa Misa, ya subiendo el Vía Crucis ya conviviendo con los demás y así en nuestro interior nos hemos ido transformando, pensando en regresar a nuestros lugares de origen y poder trasmitir lo vivido, a veces no comprendido, ni aceptado por los que lo escuchan.
    Este año el 25 de Marzo hacia las 9 de la mañana, los componentes de la Peregrinación Diocesana de Santander, tendremos la suerte junto a nuestro Sr. Obispo D. Vicente Jiménez, asistir a la Santa Misa en la gruta , y recordar que hace 150 años la Virgen Maria dijo a Bernardita, “Yo soy la Inmaculada Concepción”, por eso estamos de Jubilo, y desde allí rezaremos por todos.
 

Nacho Ortega Sacerdote